News features and technical articles about the evolution of aquaculture, one of the world’s fastest growing industries.

Los ‘Patrones Espacio-Temporales’ indican unas percepciones de la acuacultura que están mejorando

James Wright

El ‘análisis del sentimiento’ liderado por UCSB examina las raíces de los malentendidos públicos, sugiere una mayor claridad en la comunicación

Una granja de peces en alta mar frente a la costa de Hawaii. El sentimiento público hacia la acuacultura típicamente comienza con matices negativos, pero los patrones en los datos recolectados indican mejoras a lo largo del tiempo, de acuerdo a un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara. Foto de Michael Rust.

 

Un estudio social dirigido por investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara ha encontrado que el sentimiento público hacia la acuacultura típicamente comienza con matices negativos, pero los patrones de los datos recogidos indican mejoras a lo largo del tiempo.

Publicado en la revista científica PLoS One a principios de este mes, “Percepciones Públicas de la Acuacultura: Evaluando los Patrones Espaciotemporales del Sentimiento alrededor del Mundo,” por Halley Froehlich, Ph.D. et al. El estudio examinó los medios transnacionales (titulares de periódicos) y el sentimiento público (comentarios sobre la política del gobierno) para determinar si el contenido era positivo, negativo o neutral. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y The Nature Conservancy también contribuyeron a la investigación.

El objetivo colaborativo era determinar si los individuos, las comunidades y los gobiernos apoyan la acuacultura, porque “la representación precisa y la comunicación de los riesgos reales contra los conceptos erróneos es crítica para el diálogo constructivo e informado.”

El autor principal, Froehlich, dijo al Advocate que actualmente hay muchas percepciones erróneas sobre la acuacultura en alta mar, en la cual las granjas piscícolas son ubicadas a varias millas de la costa en aguas profundas con corrientes más rápidas. El movimiento de las granjas hacia el mar tiene un mayor interés para los países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, países de Europa, Australia y Nueva Zelanda. El término “mar afuera” en sí puede de hecho fomentar connotaciones negativas, dijo ella, pero otros factores son de influencias más fuertes.

“En nuestra investigación, no creo que podríamos desenredar la palabra en sí contra los otros factores que podríamos señalar,” como la contaminación, escapes de peces, impactos ambientales y la dependencia en peces silvestres para la alimentación, dijo Froehlich. “Los problemas localizados son muy importantes.”

Por ejemplo, en el Golfo de México, la palabra “mar afuera” está profundamente ligada a la perforación petrolera y al derrame de petróleo de Deepwater Horizon de 2010. La agencia de EE.UU. NOAA Fisheries a principios de 2013 impulsó un plan para la acuacultura mar afuera en el Golfo a pesar de las protestas por grupos ambientalistas y ciudadanos. Sin embargo, hasta el día de hoy no existe actividad acuícola significativa en el Golfo; Muchos expertos son escépticos de cualquier éxito acuícola allí, mientras que otros todavía se preguntan sobre los impactos a largo plazo del derrame.

La acuacultura está creciendo lo queramos todos o no. Va a ser una contribución fundamental en el futuro. Si ese es el caso, ¿no sería mejor que los científicos estuvieran involucrados y tuvieran un mejor manejo de los problemas de calidad del agua y otros temas básicos?

Sin embargo, las mismas preocupaciones no necesariamente existen en Marlborough Sound, Nueva Zelanda, donde no ha habido desastres ambientales similares. Froehlich señaló que las connotaciones de la acuacultura con expansión o desarrollo marino en las dos naciones no son las mismas.

“Parece que hubiera algunos NIMBY [no en mi patio trasero] en ambos lugares, pero las cosas completamente ajenas a la acuacultura pueden preparar el escenario en cuanto a cómo la gente se siente sobre algo,” agregó. “Eso puede ser difícil de abordar para la industria acuícola”.

El estudio del “análisis del sentimiento” de Froehlich, que tardó 18 meses en completarse, se centró en 1.596 titulares de periódicos en inglés sobre la acuacultura, tanto en países desarrollados como en desarrollo. Esos titulares se analizaron a partir de la categorización de que las noticias eran positivas, negativas o neutras en su tono.

“Cómo se enmarca un artículo influye finalmente en la forma en que un lector lo analiza,” dijo Froehlich.

Los datos de titulares se compararon con 1.585 comentarios públicos a foros gubernamentales en Estados Unidos y Nueva Zelanda. El conjunto de datos cubrió una gran cantidad de tiempo, de 1984 a 2015 para los países desarrollados y de 1996 a 2015 para los países en desarrollo.

Fig. 2: Sentimiento mediático de periódicos sobre “acuicultura marina.”
Sentimiento en el tiempo basado en la frecuencia de los titulares de los periódicos con títulos negativos (rojo), positivos (azul) y neutros (gris) para (A) países desarrollados (n = 435) y (B) en desarrollo (n = 232). También se describen las contribuciones proporcionales (C) de los titulares de sentimientos relativos a cada país desarrollado y en desarrollo, con el número de titulares de cada país entre paréntesis. Sólo se muestran los países con más de 4 titulares; 29 países que contribuyeron sólo el 5,8 por ciento de los titulares totales no se muestran, pero se pueden encontrar en la Tabla S1. Los titulares se recopilaron utilizando la plataforma LexisNexis®.

 

El equipo de investigación esperaba una preponderancia del sentimiento negativo hacia la acuacultura, dijo Froehlich, pero los resultados los sorprendieron – en general, el número de titulares positivos superó en número a los negativos. En las naciones en desarrollo, hubo proporcionalmente titulares más positivos, muchos de ellos conectando el crecimiento de la acuacultura con el empleo y las oportunidades económicas. Sin embargo, en Canadá la mayoría de los artículos sobre salmón cultivado fueron negativos.

“Hay mucha diferencia y variabilidad a nivel de país sobre cómo la gente ve la acuacultura y la acuacultura en alta mar,” dijo Froehlich. Las percepciones, concluyó el estudio, influyen en la aceptación, investigación e implementación de la acuacultura desde el lado de la industria y desde una perspectiva de la investigación científica. En suma, el estudio de ciencias sociales tenía como objetivo determinar las preocupaciones reales que la gente tiene sobre la acuacultura y cómo identificarlas y articularlas.

“La acuicultura está creciendo lo queramos todos o no. Va a ser una contribución fundamental en el futuro. Si ese es el caso, ¿no sería mejor que los científicos estuvieran involucrados y tuvieran un mejor manejo de los problemas de calidad del agua y otros temas básicos?,” preguntó Froehlich.

Froehlich, quien es una investigadora post-doctoral de SNAPP (Science for Nature and People Partnership) en el Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológicas (NCEAS), ha estado estudiando la acuacultura en alta mar durante los últimos años.

El establecimiento de granjas de peces a varios kilómetros de la costa, dijo Froehlich, los lleva a condiciones que teóricamente reducen las enfermedades, la contaminación y los conflictos entre los usuarios. Hasta ahora, las tendencias de publicación de la acuacultura en alta mar han imitado la cobertura en general de la acuacultura en sus etapas iniciales: El sentimiento comienza siendo negativo, pero mejora con el tiempo.

Con muchas formas diferentes de acuacultura, persiste un malentendido respecto a dónde se practica y los diversos contextos de políticas y desarrollo en varias regiones. Froehlich y su equipo determinaron que se deben establecer formas innovadoras de flujos de información para mejorar las percepciones del público.

“La ciencia social tiene mucho que ofrecer a la acuacultura y a las pesquerías también. En última instancia, las personas que están consumiendo estos productos y son parte del mercado mundial tienen un gran papel que desempeñar en que la acuacultura sea desarrollada con éxito y sosteniblemente, e integrada culturalmente,” dijo Froehlich. “Estamos enfocados ahora en el lado ecológico, pero también estamos investigando el alcance y las comunicaciones públicas de este proyecto.”

@GAA_Advocate