News features and technical articles about the evolution of aquaculture, one of the world’s fastest growing industries.

Pesquerías y acuacultura: Actividades hermanas con una meta común

Antonio Garza de Yta, Ph.D.

Director de CONAPESCA: La acuacultura debe ser reconocida, o su desarrollo se frenará

Pesquerías
Acuacultores cosechan un estanque de tilapia en Malasia.

La acuacultura es el sector de más rápido crecimiento en la producción de alimentos en el mundo. Durante el año pasado, la acuacultura proporcionó más de la mitad de los productos del mar utilizados para el consumo humano en todo el mundo, y actualmente es una de las estrategias globales que van a apoyar la seguridad alimentaria de los más de 9 mil millones de personas que habitarán el planeta en 2050. Para hacer frente a la demanda de alimentos de una población humana en crecimiento, la producción acuícola tiene que aumentar en más de 46 millones de toneladas métricas (MMT) en los próximos 15 años, una brecha muy significativa. Las proyecciones indican que la producción acuícola crecerá de alrededor de 47 MMT en 2006 a más de 93 MMT en 2030. En el mismo periodo, se prevé una disminución de la producción de la pesca de captura desde alrededor de 64 MMT a unos 58 MMT. A pesar de estos impresionantes datos y expectativas, la industria acuícola sigue siendo considerada por muchos como todavía la hermana pequeña de la pesca.

La pesca es una de las actividades más nobles del mundo, una que proporciona trabajo honesto y alimento a muchas personas en todo el mundo. Las pesquerías emplean a alrededor de 39,4 millones de personas en todo el mundo, más del doble del número de los que se ganan la vida en la industria de la acuacultura (18,9 millones), y juntas a través de sus cadenas de valor enteras, ambas industrias proporcionan una forma de vida a más de 200 millones de personas en todo el mundo.

Como un experto en acuicultura, en los últimos años he tenido la oportunidad de compartir muchas experiencias con pescadores de pequeña escala y pescadores industriales. He sido capaz de sentir su preocupación por las fluctuaciones del clima y cómo todo está cambiando para ellos. Están en lo cierto, ya que sus actividades son extremadamente vulnerables y con frecuencia las menos consideradas.

También hay otra cosa que es dura, pero cierta: La industria de la pesca de captura silvestre no va a aumentar más su volumen de producción. Muchas poblaciones naturales han sido explotadas desde hace años, y siguen siendo explotadas, en o cerca de su nivel máximo, mientras que un número significativo de las poblaciones de especies acuáticas están sobre-explotadas. Algunos grupos ecologistas han encontrado un blanco fácil y continuamente empujan para reducir las zonas de pesca y restringir las artes de pesca y la tecnología, a veces con cierta razón, otras veces sin ningún tipo de justificación.

Pesquerías
Líneas de cultivo de ostras en Tasmania, Australia.

Industrias dinámicas con objetivos compartidos

Me parece muy interesante que dos actividades con tan diferentes dinámicas se puedan administrar juntas. La industria de la pesca en general quiere mantener el status quo, mientras que la industria de la acuacultura quiere un cambio. Las pescas quieren mantener su producción en sus niveles reales, pero la acuacultura quiere crecer sus rendimientos tanto como sea posible. La pesca es la última actividad importante restante de la caza, mientras que la acuacultura es la última actividad ganadera que aún no se ha industrializado. Pero una cosa es segura: Ambas industrias perdurarán y ambas continuarán produciendo la proteína de mejor calidad disponible en el mundo.

Debemos incluir en nuestra planificación la creación de puestos de trabajo bien remunerados que estimulen el progreso, que aumentarán el nivel de vida y donde las actividades de pesca y acuacultura de cualquier tipo y tamaño armonizan y se apoyan mutuamente.

Debemos incluir en nuestra planificación la creación de puestos de trabajo bien remunerados que estimulen el progreso, que aumentarán el nivel de vida, y donde las actividades de pesca y acuacultura de cualquier tipo y tamaño armonizan y se apoyan mutuamente.

mejillones
¿Cultivados o silvestres capturados? Cientos de miles de toneladas de diversas especies de mejillones se cultivan y también son recolectados de la naturaleza en todo el mundo, y comparten mercados comunes en muchos países.

La percepción de muchas personas es que el desarrollo de la acuacultura está siendo obstaculizado por la pesca, sobre todo cuando ambas actividades tienen que compartir los presupuestos públicos comunes. En general, los presupuestos se asignan más a la actividad pesquera, ya que esta parece involucrar a más personas, y porque en el pasado la pesca representó un volumen y valor mucho más alto que la acuacultura. En muchos lugares, la asignación de recursos en diversos organismos involucrados está cambiando lentamente, pero es un hecho que, aunque hoy en día las cosas han cambiado y la acuacultura cada vez produce el mayor volumen y el valor más alto, todavía se considera una rama pequeña de la pesca. Esta percepción no podría estar más equivocada.

La acuacultura necesita ser reconocida, o su desarrollo va a ser mucho más lento de lo posible. Todavía hay una necesidad significativa de mejorar la investigación y la formación. Muchas especies todavía tienen que ser evaluadas para su potencial acuícola, y todavía necesitan ser perfeccionadas muchas tecnologías de producción; la acuacultura está un par de siglos atrás en comparación con otras ciencias de producción cárnica.

El primer y mayor paso es aumentar su financiación y difundir la palabra. La gente tiene que entender que el futuro está “lleno de acuacultura.”  Que la acuacultura no es sólo la producción de pescado; que está produciendo el alimento para los peces, y produciendo el alimento para todos los animales. La acuacultura de plantas y algas es donde se basa una parte importante de la seguridad alimentaria real. La acuacultura hoy es sólo la punta del iceberg; es sólo una pequeña parte de lo que va a ser en el futuro. La tasa de cambio será definida por la cantidad de recursos que sean destinados a apoyar la actividad. El problema en muchos casos es que las personas encargadas de la regulación y la gestión están tan involucradas con problemas de la pesca que simplemente no pueden verlo. Así que si me preguntas si la acuacultura y la pesca deben ser gestionadas por las mismas personas, contestaré que dependerá de cuanto esas personas están interesadas en el cambio. Porque la acuacultura es cambio.

Ventajas y diferencias

La acuacultura tiene muchas ventajas en comparación con la pesca en relación con los mercados globales. La acuacultura puede producir más cantidades, estables y predecibles, de productos, con tamaños y calidad deseables. Se ve afectada por enfermedades, pero los brotes serán más esporádicos a medida que una mejor comprensión de las capacidades de carga y gestión de la salud acuática se logre. Los procesadores de mariscos (y mercados) miran a la acuacultura cada vez más, ya que les permite aumentar la estandarización de sus procesos de producción y también aumentar la mecanización. La acuacultura hace que el procesamiento y la comercialización sean más fiables y más fácil de industrializar en general. Aunque hay algunas especies de pesca que, debido a sus grandes números, también pueden ofrecer atributos similares, pueden a menudo fallar; por ejemplo, la reciente extremadamente baja producción de sardinas en la región del Pacífico Oriental.

jureles
Alrededor de 400 toneladas de jureles (Trachurus murphyi) capturados por un buque de cerco de Chile. Foto por C. Ortiz Rojas. Foto cortesía de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica / Departamento de Comercio.

Las pesquerías tendrán siempre la magia de “la pesca del día.” Mucha gente, incluido yo mismo, siempre tienen curiosidad por lo que fue capturado ese mismo día y llevado al mercado local, y lo que se pueda servir para la cena. La acuicultura y algunas especies de la pesca capturadas en la naturaleza continuarán produciendo cantidades significativas de mariscos que se distribuyen ampliamente en todo el mundo, mientras que los pescadores artesanales se seguirán centrando en los mercados locales, encontrando maneras de hacer que sus productos sean más atractivos para el hogar local que quiere algo listo para cocinar y servir, incluyendo productos novedosos y de valor añadido.

Las pesquerías artesanales tienen el mayor desafío del todo el subsector. Ellas son las más vulnerables, producen volúmenes relativamente bajos y productos no normalizados, y tienen un limitado o ningún poder de cabildeo a nivel regional y nacional. Durante décadas ha habido intentos fallidos para transformar a estos pescadores en acuacultores, y la mayoría de estos esfuerzos no han tenido éxito. Debemos pensar en el largo plazo y centrarnos en y apoyar la próxima generación, que es probable que vea la acuacultura en una luz diferente y como la clave para el progreso.

Lo mismo, pero diferentes

La realidad es que la acuicultura y la pesca deben coexistir, seguir compartiendo el diálogo y apoyarse mutuamente, ya que ambas actividades interactúan de muchas maneras y no pueden evitarse entre sí. Ellas comparten espacios, recursos, tecnologías, mercados y personas. He expresado en muchas ocasiones la necesidad de Planes de Manejo Integral, donde la pesca y la acuacultura son consideradas al mismo nivel, así como todas las demás actividades y las partes interesadas. Debemos incluir en nuestra planificación la creación de puestos de trabajo bien remunerados que estimulen el progreso, que aumentarán el nivel de vida y donde las actividades de pesca y acuacultura de cualquier tipo y tamaño armonizan y se apoyan mutuamente. Como un gran amigo tailandés me decía: “Después de todo, somos lo mismo, pero diferentes.”