¿Reconoce la acuacultura en alta mar cuando la ve?

James Wright

Investigadores acuícolas: la comunidad científica y los reguladores necesitan definiciones y terminología alineadas

La acuacultura mar afuera debe estar claramente definida para evaluar sus impactos y beneficios, según un estudio recientemente publicado.

¿Cómo se puede manejar algo, si no se puede definir?

Para una industria naciente como la acuacultura en alta mar – la cría de peces o moluscos fuera de las condiciones protegidas cerca de la costa – la definición claramente de lo que es, en términos concretos, podría ser crucial si es que va a alcanzar su potencial como solución a algunos de los impactos ambientales de los productos de mar cultivados.

En un artículo publicado recientemente en Frontiers in Marine Science, la autora principal Halley Froehlich, Ph.D., y su equipo de investigación concluyeron que una profunda inmersión en la literatura científica existente sobre la acuacultura mar afuera – o al menos la que los autores de esos estudios llamaron “acuacultura mar afuera” – fue necesaria en primer lugar para evaluar críticamente los impactos y beneficios de mover las operaciones de piscicultura “ligeramente más lejos y ligeramente más profundo” hacia mar afuera.

“La Acuacultura Mar Afuera: La Reconozco Cuando La Veo,” buscó contextualizar lo que significa el término real para que los análisis futuros puedan estar hablando de las mismas cosas. Porque si incluso los científicos no pueden llegar a la misma página sobre lo que se supone que es la “acuacultura mar afuera,” ¿cómo pueden la industria y la gobernanza?

“Cuando hablo con la gente en pesquerías, que es mi trasfondo, la primera pregunta que siempre tengo es, “¿Qué es la acuacultura mar afuera?,” dijo Froehlich, investigadora del Centro Nacional de Análisis y Síntesis Ecológicas de la Universidad de California-Santa Bárbara. “De alguna manera, habla de la razón por la que elegimos el título que hicimos.”

Fig. 1: Froehlich y su equipo evaluaron 104 artículos revisados ​​por pares en las principales revistas científicas en las que apareció el término “acuacultura mar afuera.”

En un estudio anterior que apareció en PLoS One, Froehlich et al. descubrieron percepciones negativas frecuentes en los medios de comunicación con respecto a la acuacultura, particularmente en alta mar. Esos hallazgos motivaron el trabajo en este nuevo estudio, en el que Froehlich y su equipo evaluaron 104 artículos revisados ​​por pares en revistas científicas importantes (ver Fig. 1) en las que apareció el término “acuacultura mar afuera.” A continuación, se centraron en los 70 estudios que tenían un enfoque biológico, o aquellos que estaban vinculados a un animal o ecosistema especificado. De ellos, encontraron una falta general de informes consistentes incluso en las métricas más comunes centradas en la localización, estudios limitados relacionados con el impacto, y un alcance limitado de los propios estudios.

A pesar de tales conexiones flojas, los investigadores concluyeron que “profundidad, distancia y corrientes” son la trifecta de factores para entender las condiciones de producción mar afuera. Una granja que opera en aguas federales (al menos a 3 millas de la costa, de acuerdo con las regulaciones del gobierno de los EE.UU.) es probable que este a profundidades de 30 metros o más, donde los impactos ambientales de la acuacultura son disminuidos por corrientes más rápidas y menos conflictos de usuarios.

Usted quiere la investigación que informa la política que entonces informa al desarrollo – esa es la cadena de comando ideal.

“Pero encontramos que, en promedio, la distancia para las granjas que podíamos encontrar era de a 4,5 millas náuticas desde la costa. Y la mayoría de las granjas de referencia estaban mucho más cerca de la costa, entre 1 y 3 millas náuticas, lo cual está mucho más cerca de lo que la gente puede suponer,” dijo Froehlich. “Lo mismo con la profundidad – un promedio de 27 metros, muy dentro del hábitat submareal. Mucho de eso tiene que ver con el dinero para la tecnología que puede ir en aguas más profundas y soportar las condiciones.”

Las condiciones desafiantes en el mar y los costos conexos son una de las principales razones por las que la actividad de la acuacultura mar afuera en todo el mundo sigue siendo bastante limitada. En los Estados Unidos, es prácticamente inexistente, a pesar de un plan de manejo en el Golfo de México, por ejemplo.

Para áreas sin explotar como el Golfo, Froehlich cree que la actividad acuícola también está bloqueada por un problema de tipo la gallina y el huevo.

“Quieres que la investigación que informa la política que luego informa al desarrollo – esa es la cadena de mando ideal. Pero con la acuacultura, estamos encontrando que, para obtener información, es necesario que ocurra en ese ambiente. Para obtener permisos para poner algo en el agua, es mucho dinero y tiempo,” dijo. Pero sin esa actividad acuícola, es “inherentemente difícil hacer la ciencia.”

@GAA_Advocate

  • James Wright

    James Wright

    Editorial Manager
    Global Aquaculture Alliance
    Portsmouth, NH, USA

    [103,114,111,46,101,99,110,97,105,108,108,97,101,114,117,116,108,117,99,97,117,113,97,64,116,104,103,105,114,119,46,115,101,109,97,106]